Las parejas y el Boudoir

En estos días, en mis redes sociales pregunté sobre las opiniones de los esposos o parejas, con respecto a que la mujer se realice una sesión Boudoir.


Muchos comentarios fueron de:

- "se lo tuve que ocultar porque sabía que se enojaría"

- "cuando mi marido se enteró se enojó mucho y me dijo prostituta"

- "fue y le dijo a mi mamá y entre los dos me hicieron sentir muy mal"

- "vio mis fotos y me dijo que ya no me podía ver con los mismos ojos"

- "me dijo, ese es el ejemplo que le quieres dar a tus hijos?"

- "lo primero que me preguntó fue: quien te hizo esas fotos? seguramente fue un hombre y te lo cogiste"


Y así me llegaron muchos otros más. Me dio mucha tristeza que actualmente algunas personas vean este tipo de fotografía con tabúes, que no vean que la mujer tiene derecho a fotografiarse como ella crea conveniente.


También hubo comentarios buenos, no crean que todo fue malo. Muchos maridos me escribieron y me hicieron tan feliz!


Dejen les comento una historia:

Hace ya algunos años, cuando empecé a viajar mas seguido a CDMX para realizar Boudoir, me escribió por Instagram, un hombre preguntándome por las sesiones, la verdad desconfié mucho, porque me había tocado días antes que un esposo quería a fuerza que su mujer se hiciera unas fotos cuando ella no quería, asi que... estaba muy recia a compartir la información. Me explico que su mujer no se sentía hermosa, que tenía un autoestima muy baja y no le creía lo bella y sensual que era. Me convenció y le di los datos, apartó una cita y le dije: no acepto hombres en la sesión (los esposos me piden mucho estar ahí) y con su respuesta me terminó de convencer. "No Beatriz, este momento es para ella, para que ella lo disfrute y que se sienta bien". Llegó el día de la sesión, cuando la conocí lo primero que le pregunté es si quería hacerse las fotografías y me dijo: "no creo que salga bien, pero es algo que quiero experimentar." La observé detenidamente, unos ojos hermosos y grandes.. color café claro. Una piel muy bonita y cuidada. Delgada, de esas mujeres que te das cuenta que tienen muy buen metabolismo, cabello corto y cuidado, muy muy guapa, pero insegura de sí misma. Empiezo la sesión y como siempre, le muestro la primer fotografía, sin retoque, sin trucos, simplemente le mostré lo que yo veía... una mujer bella. La miró y su actitud a partir de ese momento cambió... cuando veo esa chispa, no se cómo explicarlo.. pero no solo la beneficia a ella, yo siento mucha adrenalina, es super emocionante ver como una mujer se la cree y como se hace dueña de su piel, de su femineidad, de su sensualidad. La sesión fluyo y cuando termino, ella iba sonriente y erguida, como si colgaran unos hilos en sus espalda y alguien los alzara hacia el cielo. Terminó mi día y yo ya acostada en mi cama recibo el siguiente mensaje: Beatriz gracias, mi mujer viene contenta, nunca la había visto así, esta super segura de sí misma. Había buscado quien hiciera este tipo de fotografías, pero solo me aparecían hombres y estoy segura que ella no hubiera querido, pero llegaste a nuestras vidas y estoy feliz, ella esta feliz, tengo a una mujer hermosa y dos nenas que al ver a su mamá así de segura, se que ellas también lo serán.


Así como é, me he topado con parejas que expresan como ven su compañera antes y después de una sesión. He visto como les ayudan a elegir su vestuario para la sesión y como entre ambos deciden que fotografías comprar. He visto como impulsan a la mujer a creer mas en sí mismas.


Mi visión del Boudoir, no es solo poner a mujeres en posiciones sensuales y hacerles fotografías, es mostrarles que son hermosas sin retoque, que la sensualidad va mas allá de enseñar bubis y bombas, es actitud. Que pueden ser quienes son y son sensuales. Por eso les dijo que se lleven lo que las identifica, una gorra, tenis, botas, sombreros, camisas, libros, vino, cheve, video juegos, zapatillas del 20, lo que sea que a ti te guste. Mi visión es ayudar a mujeres, es impulsarlas a crecer, a que vean que pueden hacer lo que ellas quieran, que es mentira lo que les dijeron de sus cuerpos, que esas piernas que les dijeron que eran grandes son hermosas porque son de ellas, que si el cancer se llevo sus pechos, su corazón sigue ahí, que el marido que las dejo por otra se pierde de un pinche cuero de mujer, que la prima que le dijo que tiene fea nariz se va a tener que morder la lengua... mi boudoir no es solo una foto, es sanar el alma de una niña, adolescente, hija, hermana, esposa, novia.... el alma de esa mujer que tiene un poco rotas sus alas.


Entradas recientes